Cómo meditar caminando

meditar caminando

Para meditar sólo hay que querer hacerlo, no importa cuándo, cómo, ni dónde, una vez que existe la intención solo hay que ponerse a trabajar la mente y el cuerpo para alcanzar la santa paz.

Es posible meditar en el trabajo, mientras conduces, durante el entrenamiento físico y hasta caminando. Esta última opción resulta ideal para quienes van al trabajo a pie o regresan a casa andando, pues les permite aprovechar esos minutos de caminata para cultivar el ser en pro del bienestar de nuestro cuerpo y mente. Como resultado, llegarás a tu destino con mejor estado de ánimo, libre de emociones negativas, calmado, consciente y concentrado en lo que sea que tengas que hacer.

Meditar caminando, sácale provecho a tus caminadas

  1. Por lo general, la ruta que elegirás será una que forme parte de tu rutina diaria. Por lo tanto, te recomendamos meditar caminando siempre a la misma hora del día. Si lo prefieres puede ser antes de ir al trabajo o de regreso a casa, no importa, lo importante es que siempre sea el mismo trayecto y en el mismo sentido.
  2. Si caminas todos los días 40 minutos no es necesario que medites todo el trayecto, puedes tomar un tramo y comenzar y terminar siempre en los mismos puntos.
  3. Camina correctamente: espalda recta, hombros caídos y lejos de las orejas, brazos relajados y vista al frente.
  4. Para comenzar, coordina tu respiración con tus pasos. Puedes inhalar en tres pasos y exhalar en 4. Una vez que encuentres el ritmo que te sea más cómodo haz 10 respiraciones profundas. Recuerda, la concentración de la respiración con el compás de tu caminata será la clave para la meditación.
  5. Cuando te toque detenerte, aprovecha para hacer tantas respiraciones conscientes como puedas y sacude tu cuerpo para liberar tensiones y estrés. No interrumpas el ritmo de respiración que llevabas.
  6. Luego, comienza a caminar imaginando que tus pies siguen una línea delgada y no debes salirte de la misma. Haz esto durante 10 minutos y al tiempo que relajas todo tu cuerpo. Puedes aprovechar esta parte para pronunciar un mantra o propósito mentalmente. Frases de programación como “hoy será un buen día”, son ideales para meditar caminando.
  7. Por último, retoma poco a poco tu ritmo habitual de respiración y comienza a andar como de costumbre.

Si te gusto, no olvides valorar este artículo

Valoración: 0/5 (0 votos)
Por favor, ayudanos a compartir esta página en tus redes sociales para que podamos llegar a más personas que necesiten de nuestra ayuda con estos temas. Solo tienes que hacer click en uno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!

Participa, deja tu comentário

Otros artículos

Meditación para principiantes

meditacion para principiantes

Meditar no se logra de un día para otro, requiere de práctica constante para que la persona vaya desarrollando la concentración necesaria para enfocarse en…