Chakrasana – Postura de la rueda

Postura de la rueda

La postura de la rueda es una variante más compleja de la postura del arco, de hecho, es una asana que pertenece al nivel intermedio de la práctica de yoga, razón por la cual no es apta para principiantes.

A diferencia de la postura del arco, Chakrasana se realiza boca arriba, por lo que ayuda a activar distintas partes del cuerpo. Entre las exigencias de esta postura resalta tener fuerza en la parte superior del cuerpo y una espalda sana y flexible. Entre los atributos más importantes destaca su capacidad para estimular todos los chakras del cuerpo y desprender esa energía mágica que todos llevamos dentro.

Beneficios de la postura de la rueda – Chakrasana

  • Estimula el sistema circulatorio y permite que el fluido marche hacia el cerebro, lo cual ayuda a controlar problemas hormonales y regula el funcionamiento del sistema nervioso central.
  • Combate los síntomas de la ansiedad, la depresión y el estrés.
  • Regula el funcionamiento de la glándula tiroides.
  • Estira toda la columna vertebral, mejora la postura corporal y aumenta la flexibilidad de la espalda.
  • Fortalece brazos, muñecas, tobillos y hombros.
  • Tonifica los músculos de las piernas y el abdomen.
  • Aumenta la capacidad respiratoria, expande los pulmones y alivia enfermedades como el asma.
  • Los glúteos se mantienen en tensión, por lo que aumentan su masa muscular y se endurecen.

Cómo practicar la postura de la rueda

  1. Comienza en postura Savasana y enfoca toda tu concentración en tu mente.
  2. Dobla tus rodillas y apoya completamente la planta de los pies en el mat. Levanta los brazos doblándolos por los codos.
  3. Gira las muñecas. Presiona con la palma de las manos bajo tus hombros.
  4. Respira al tiempo que levantas la cadera y la espalda, echando la cabeza hacia atrás. Deja que tu cabeza repose en el suelo.
  5. Inhala, estira los brazos y levanta la cabeza para que la columna esté arqueada y firme. Presiona las palmas de tus manos y plantas de tus pies sobre el suelo para obtener equilibrio y apoyo.
  6. Mantén la asana durante 20 segundos y luego repite en retroceso cada uno de los movimientos hasta incorporarte nuevamente a la postura inicial.

Si te gusto, no olvides valorar este artículo

Valoración: 0/5 (0 votos)
Por favor, ayudanos a compartir esta página en tus redes sociales para que podamos llegar a más personas que necesiten de nuestra ayuda con estos temas. Solo tienes que hacer click en uno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!

Participa, deja tu comentário

Otros artículos